Análisis de transacción: La contratación de Rhys Hoskins tiene sentido

Análisis de transacción: La contratación de Rhys Hoskins tiene sentido


Image credit: © Eric Hartline-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los Milwaukee Brewers firman al 1B Rhys Hoskins por dos años y $34 millones de dólares.

Es muy sencillo. Los Brewers buscan constantemente potencia ofensiva. En seis temporadas en las Grandes Ligas, Hoskins ha promediado un OPS de .846 y un DRC+ de 116. Ha bateado 27 o más cuadrangulares en cada una de las cuatro temporadas en las que superó las 250 apariciones al plato, a pesar de que uno de esos esfuerzos le permitió jugar sólo 107 partidos. En 2023, la ofensiva de los Brewers alcanzó colectivamente un DRC+ de 93, lo que los colocó en el puesto 24 de la Liga. Sólo los Twins tuvieron peores bates entre los equipos de postemporada, y ninguno de los otros 10 participantes en el torneo de octubre terminó en el tercio inferior.

La primera base fue un área de especial necesidad: Milwaukee envió a 10 jugadores a la esquina fría el verano pasado, y de los siete que tuvieron más de siete apariciones al plato, sólo Carlos Santana logró siquiera un OPS de .700 como primera base. Rowdy Tellez, contratado para ser la opción diaria en la inicial, tuvo un DRC+ de 79, el peor de su carrera, y Luke Voit fue incluso peor. Traer a Santana a mitad de temporada logró detener la hemorragia, pero incluso durante la mitad de una temporada un agujero tan grande podría haber puesto en peligro la capacidad de los Brewers para pasearse hacia el título de la NL Central.

Podría haber dudas razonables sobre el nivel de oxidación de Hoskins, dada una temporada completa alejado del juego después de la cirugía para reparar los ligamentos de su rodilla durante el entrenamiento de primavera, pero generalmente no es una lesión que obstaculice la producción de potencia tanto como la velocidad, y Hoskins ha intentado sólo 23 bases robadas en 667 juegos de carrera. También parecía en seria disputa para aparecer en la plantilla de los Phillies para la Serie de Campeonato, momento en el que estaba bateando lanzamientos reales y haciendo todas las actividades de juego, excepto tomar roletazos, lo que sugiere  que Filadelfia lo juzgó estar cerca de su fuerza completa en ese momento. Si hay algo que Hoskins tiene que demostrar, es que todavía puede jugar una defensa tolerable—una preocupación nada trivial, incluso antes de que se rompiera un ligamento al fildear un roletazo.

En 5,604 y ⅔ entradas defensivas, Hoskins ha acumulado -12.0 DRP. Gran parte de ese valor negativo se contuvo en 2018, pero el hecho es que está -5.2 carreras por debajo del promedio en las últimas cuatro temporadas, y no ha aportado valor defensivo positivo desde su temporada de novato. Es probable que a los Brewers no les moleste especialmente si Hoskins puede pararse en primera y batear, dada la comparación. Sin embargo, como el jugador de casi 31 años está buscando restablecer su valor esta temporada en previsión de la opción de exclusión que tiene antes de la segunda temporada del contrato, su capacidad para demostrar que será más que un bateador designado en la próxima parte de su carrera podría hacer una gran diferencia financiera. Si batea como se espera, la respuesta a la pregunta defensiva no influirá en si opta por salir, pero sí en el interés que despierte Hoskins en su segunda oportunidad en la agencia libre. Pero antes de eso, los Brewers tienen ahora un nuevo mejor bateador a un precio de ganga; difícil de objetar eso.—Ginny Searle

Los Pittsburgh Pirates firman al LZ Aroldis Chapman por un año y $10.5 millones de dólares.

De acuerdo, vale. Después de que el propietario Bob Nutting anunciara que su expectativa es que el club aspire a la “contención durante toda la temporada”, el equipo firmó con Chapman un contrato que le convierte en el jugador al que Pittsburgh pagará más esta temporada. Si esa frase le parece una tortura, es porque Marco Gonzales ganará un salario más alto ($12.25 millones), pero Pittsburgh sólo pagará $3 millones de ese total.

Chapman se restableció en el campo el año pasado en Kansas City, dando frutos tras un acuerdo a principios de la temporada, y obteniendo a Cole Ragans para los Royals en un intercambio a principios de julio. Las cosas empezaron decentemente para Chapman en su nueva casa, ya que registró un ERA inferior a 2.00 hasta mediados de agosto. “¿Qué pasó después? Puedo oírles preguntar, inclinándose hacia delante en sus sillas, sabiendo muy bien lo que pasó: la mayor explosión que Texas había visto a este lado de un cohete de SpaceX. Desde el 21 de agosto hasta el final de la temporada, el zurdo acumuló un ERA de 6.23 y un FIP de 6.33, permitiendo 11 carreras en 13 entradas, aunque dos de esas carreras no fueron merecidas, sino que se produjeron en derrotas en extra innings, donde Chapman permitió que el corredor zombi cruzara el plato. Todo salió bien al final para los Rangers, pero el rendimiento de Chapman en la recta final y en postemporada causó más ardor de estómago que unos tacos en la madrugada.

Naturalmente, este descenso inducido por la fuerza G a medida que avanzaba la temporada 2023 y la postemporada fue lo que lo llevó a los brazos de Pittsburgh. No es que los Pirates no puedan utilizarlo—su propio e intrigante grupo de relevistas se marchitó bajo el calor del verano después de haber tenido un buen comienzo de temporada—sino que, dadas las expectativas de los propietarios para la contención, aquí es donde el club optó por invertir sus escasos fondos disponibles (autoinducidos, por supuesto).

Hay un lado positivo: Chapman ponchó a más del 40% de los bateadores que enfrentó en 2023, y eso es lo que los Pirates probablemente persigan aquí. La parte difícil es determinar el plan completo: tiene sentido buscar la ventaja de Chapman con la idea de que puede ser canjeado a mediados del verano por un prospecto o un jugador de Grandes Ligas que comience su carrera y se convierta en parte de tu futuro. Pero si estás planeando competir todo el año, ¿vas a cambiarlo? Concedido, lo más probable es que Nutting esté mintiendo, porque los equipos que planean competir no están dispuestos a poner a Martín Pérez y Marco Gonzales cerca de la parte delantera de su rotación. Pero aún así, esos tres suman más de $20 millones en dinero para 2024 de un equipo que consistente y severamente limita sus gastos. Si la contención marginal fuera incluso teórica, pero no seria, ¿no asignarías esos fondos de manera diferente a esto?

Edward Olivares fue un buen fichaje. Traer de vuelta a Andrew McCutchen, por supuesto. Darle a Rowdy Téllez una oportunidad de recuperarse, ¿por qué no? Pero los Piratas han invertido más de una cuarta parte de la nómina actual de 2024 en Chapman, Pérez y González, lo cual es tanto un problema con el presupuesto general como con los jugadores elegidos para gastar. Por unos pocos millones de dólares más y un año extra aquí o allá, podrían haber encontrado un par de tipos con más potencial o mejores historiales, como Sean Manaea y Kenta Maeda, o encontrar a alguien para emparejar con Tyler Mahle en su pacto de dos años, donde podría estar cerca para cuando el club realmente podría contender. Aunque este mercado en particular de agencia libre no estaba repleto de opciones envidiables, es difícil mirar los pactos que hicieron los Pirates y sentirse bien con ellos. Están en un punto en el que casi ni siquiera importa si Chapman es la buena versión de sí mismo o no—nuestro Análisis de transacción del verano sobre su intercambio comenzó con una discusión sobre cómo los alquileres de fecha límite generalmente ya no regresan mucho (estaba claramente equivocado sobre Ragans, pero es difícil imaginar que eso suceda dos veces en dos años).

Y de eso se trata, ¿no? Si tu temporada invernal está estructurada hasta el punto de que derrochas en un contrato de un año por un relevista de 30-y-pico años que se hundió en la recta final el año anterior, con la esperanza de que refuerce tu bullpen durante una carrera de contención marginal o que lo cambies en la fecha límite por un (probable) retorno menor…entonces no tiene mucho sentido derrochar en primer lugar.—Craig Goldstein

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *