¿Veremos otro Michael Brantley? – Baseball ProspectusBaseball Prospectus

¿Veremos otro Michael Brantley? – Baseball ProspectusBaseball Prospectus


Image credit: Troy Taormina-USA Today Sports

Traducido por Fernando Battaglini

El viernes pasado, Michael Brantley anunció a través de Jon Morosi—de MLB.com y MLB Network—que decidió retirarse. Se retirará con una línea de .298/.355/.439 subrayada por cómo recibió boletos a un ritmo promedio de la liga (7.9%) y se ponchó menos que nadie (10.7%).

Por supuesto, esos años incluyen cuando se estaba mojando los pies en Cleveland al comienzo de su carrera y tratando de mantenerse entero en Houston al final de ella. Sus años de apogeo pintan un panorama más sombrío. De 2014 a 2020, tuvo promedio de .311/.371/.481, con un poco más de boletos y ponchando un poquito menos que la línea de su carrera. Su evolución se produjo agregando poder, pero no del tipo que alteró su perfil y trayectoria en la forma en que tantas otras carreras entrañables se han movido en los últimos años.

Decir que era una especie rara es subestimar sus talentos. Si analizas una lista de jugadores que registraron al menos 1,000 apariciones en el plato entre 2014 y 2020, hay pocos muchachos que hicieron algo como lo hizo Brantley. Una gran parte de eso proviene de estar en el percentil 99 en tasa de ponches, pero ese porcentaje de slugging de .481 lo colocó en el percentil 85 del mismo grupo. Prácticamente los únicos jugadores que hicieron algo como él se encontraban entre los mejores bateadores del juego: Yuli Gurriel, Jose Altuve, Mookie Betts, Daniel Murphy, Jose Ramirez, Jeff McNeil—quien apenas alcanzó el umbral de apariciones al plato (PA) —y Adrían Beltré.

Dos cosas destacan de este grupo. Una es que, caray, los Astros seguramente tienen un tipo de jugador preferido. Otra es que, incluso entre este pequeño grupo, podría decirse que la mitad de ellos ofrecen un poder que es o era mejor que el pop que tenía Brantley. Para él, estar en la misma conversación significa que estaba casi dentro del círculo interno de los mejores del juego. No era la superestrella clara que era un nombre familiar, pero al estar apenas por debajo de eso, encarnaba cierto encanto. ¿Habrá otros como él, que se destaquen cuando tengan veintitantos años manteniendo una tasa de ponches de élite y añadiendo un poder poco común, si no prodigioso?

Para hacernos una idea de las posibilidades, podemos mirar otra lista. Este incluye jugadores de 27 años o menos que han acumulado al menos 700 apariciones en el plato cada uno en los últimos tres años, lo que nos da un grupo de 128 bateadores. Estamos buscando jugadores cuyas tasas de ponches los ubiquen alrededor del percentil 90mo y cuyo porcentaje de slugging los coloque alrededor del 75mo, lo que significa que brindan una línea de base alta pero podrían saltar a otro nivel si logran ganancias modestas. Hay alrededor de 20 de esos 128 que triunfan a un ritmo relevante, sólo cuatro que están en el vecindario según ambas métricas, y tres de los que vale la pena hablar en este contexto. (El otro es Wander Franco).

El primero de esos jugadores es Ty France. Después de pasar de un equipo extraño (los Padres) a otro (los Mariners) y tener una oportunidad de tiempo completo en 2021, generó un poder modesto a pesar de los cavernosos confines del T-Mobile Park. Mejoró en términos de ritmo en 2022, apareció en una trayectoria similar el año pasado y luego lidió con una lesión en la mano que no fue lo suficientemente grave como para mantenerlo fuera de la alineación, pero aun así afectó su desempeño. Terminó el año con una tasa de ponches mejor que el promedio, pero sólo un porcentaje de slugging de .366. El swing y el fallo en su juego siguen siendo aceptables, pero han aumentado poco a poco en cada uno de los últimos años. Cumplirá 29 años a mitad de temporada y tendría que darse prisa para lograr alcanzar a Brantley.

El siguiente es TJ Friedl. Al igual que Brantley, Friedl tardó un par de años en convertirse en algo parecido a un jugador normal. Cumplirá 28 años a finales del verano. También tiene un par de problemas más. Conectó 18 jonrones en sólo 488 apariciones en el plato el año pasado, pero lo hizo con una tasa de barril del 3,2%. Ningún otro bateador conectó menos la bola de forma ideal y bateó más. La mayoría de esos peloteros no lograron lograr jonrones de dos dígitos. Brantley hizo eso un par de veces, pero la mayoría de las veces obtuvo unos puntos porcentuales más. Friedl también está en un equipo de los Reds que ha declarado que sus grandes movimientos de temporada de descanso han terminado, pero aún tiene una plantilla que podría dificultar la obtención de tiempo de juego, haciendo que su situación sea más precaria que la de France.

Pero luego está Josh Naylor, cuya disciplina en el plato y poder han sido evidentes desde que Cleveland le dio una oportunidad sustancial. Su tiempo de juego debería ser menos cuestionado, a pesar de la adquisición de Kyle Manzardo por parte del equipo en el verano pasado. Sus oscilantes tasas de abanicar strikes se han mantenido notablemente estables, oscilando apenas fracciones entre el 9,4% y el 9,8% en los últimos tres años. Su voluntad de hacer swing a más lanzamientos sobre el plato el año pasado (78%) y hacer contacto con ellos (91%) redujo su tasa de strikes cantados y, en consecuencia, sus ponches. Todas esas marcas son cómodamente mejores que el promedio de la liga.

Sin embargo, tal vez lo más importante al considerar si puede realizar un salto como el de Brantley es que lo hizo mientras aún impactaba la pelota. Una pequeña caída en el porcentaje de slugging aislado no le impidió aumentar su porcentaje de slugging general hasta .489, una marca que se ubicó en el percentil 80 entre los jugadores con al menos 450 apariciones en el plato el año pasado. La mayoría de los tipos que pueden maniobrar el cañón tan bien como él lo hacen a costa de crear daño y terminan creando un contacto débil y salidas fáciles. Para un equipo que ama a los tipos que hacen contacto y ha tenido problemas para encontrar amenazas de poder constantes más allá de los pilares de la franquicia, puede que no haya una mejor combinación.

Tratar de encontrar bateadores actuales que sean la próxima versión de los que ya hemos presenciado no suele ser una práctica justa, porque nuestro deseo por lo que hemos tenido se interpone en la forma de verlos tal como son y la emoción que pueden tener. oferta. En este caso, es más un indicador de entusiasmo. Michael Brantley era único entre los jugadores con habilidades atípicas. Cualquier jugador que llene el hueco que deja también estará haciendo algo casi singular que deberíamos disfrutar mientras podamos.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *